domingo, 31 de agosto de 2014

Cosas curiosidas (por la red): Animales oportunos

La semana pasada encontré por casualidad en Twitter un articulo de las 25 fotos hechas a nuestros animalitos en el momento perfecto. Reconozco que me reí mucho. Es cierto que los animales hacen cosas muy curiosas olvidándose de que les están mirando y sobre todo sin tener en cuenta el famoso "que dirán" que el ser humano lleva a cuestas desde el inicio de los tiempos.

Eso hizo preguntarme, si era posible que nosotros hiciéramos cosas parecidas sin darnos cuenta y en ese momento donde se supone que no nos ve nadie. Supongo que la respuesta será un sí pero ninguno de nosotros somos capaces de reconocerlo. En cualquier caso, vale la pena ver las imágenes de estos pequeños trastos y echarse unas risas. Os dejo algunas de ellas, pero si queréis verlas todas os recomiendo que veáis el artículo donde lo vi yo.


Son la viva imagen de la naturalidad, la curiosidad y la inocencia. Eso que teníamos todos de pequeños y que muchos hemos ido perdiendo a lo largo de los años. Unos más que otros, por supuesto.

A los que tenéis animales, ¿han hecho algo parecido? ¿Lo habéis podido fotografiar? Y a los que no tienen, ¿hacéis alguna cosa parecida en vuestros momentos donde nadie os ve? ¡Contadme todo eso en un comentario! Y si queréis saber más de mi podéis hacerlo vía FacebookTwitter e Instagram. Si lo que quieres es no perderte ninguna actualización y recibir cosas molonas ¡suscríbete!

Nos vemos la próxima semana!
Mil besos!♥

domingo, 24 de agosto de 2014

Y entonces...llega él y me rescata.


Llegó ese día en el que el mundo se me echa encima. En el que sé que todo va a salir mal a pesar de que lo que esté haciendo sea rutinario. Incluso lloverá por mi culpa. Y si el de al lado del bus se tropieza creeré que ha sido por mi, por mantener ese mínimo contacto visual con él. Y me culpo. Me culpo hasta de esa docena de huevos que ha tocado el suelo delante de mis narices a la señora que se dirigía a su casa tan feliz con su suculenta compra. Me culpo de porqué la gente es tan maleducada y de porqué no saben valorar lo poco que tienen.

Y entonces llega él y me rescata, hace que la vida sea un poco más fácil. Y entiendo que la única culpa que debo echarme es la de quererle más que a nadie en el mundo. Y esa culpa, es bonita.


Foto de Tumblr
Texto de Cat


Espero que que os haya gustado. Ya sabéis donde encontrarme si queréis contarme cosas bonitas: Facebook || Twitter || Instagram y ¡que no se os olvide suscribiros para recibir cosas molonas!
Nos vemos en una semana!
Mil besos!♥