domingo, 26 de octubre de 2014

No es un adios, es un hasta pronto.

Supongo que os imagináis de que irá el post leyendo el titulo. Y ya si os habéis percatado que la semana pasada no publiqué nada, os lo imaginaréis más aún. Considero que lo ideal sería daros una explicación del por qué y contaros que haré este tiempo.

Bueno, empecemos por el principio, ¿no? Los que me conocéis personalmente sabéis que llevo unos meses justa de tiempo para todo. He tenido la suerte de poder cursar un grado medio de laboratorio de imagen (ya conocéis mi pasión por la fotografía) y eso, juntando con que tengo turno de tarde (salgo a las 22:00 de clase y mientras que llego a casa me dan las 23:00), que llevo este blog y otro más. Hacen que me sea imposible que absolutamente todo lo que pretendo llevar esté a tiempo. 


Así que, esa es la razón por la que no publiqué ni os comenté la semana pasada. Tenía prácticas que hacer de clase e iba a contrarreloj. Y, para no tener el blog tan poco estabilizado me voy a tomar un descanso blogueril. Va a ser un poco largo (1 mes) pero os prometo que valdrá la pena ya que el poco tiempo libre que tenga será para preparar nuevos post con nuevos temas y más trabajados. Como no tendré fecha de publicación en esas 4 semanas estaré con menos agobio y con más ganas de escribir.

Respecto lo de comentarios, lo haré pero no serán los domingos por la tarde siempre. A veces será un lunes, martes, cuando disponga del tiempo necesario para leeros tranquilamente y dedicaros el tiempo necesario.

Y la verdad es que no tengo mucho más que contar, que me despido hasta el 23 de Nomviembre. Que no me echéis de menos mucho y que os tendré controlados eh!! Ya sabéis que podéis seguirme la pista por  Facebook || Twitter || Instagram o seguir mis post en el blog que administro con Tahis: La isla de los blogs. Ah! y ¡que no se os olvide suscribiros para recibir cosas molonas! 

Mil beeesos!

domingo, 12 de octubre de 2014

Hablando con Bukowski

Entendí el significado de poeta cuando empecé a escribir. Hablo de esos poetas que escriben en prosa la poesía de la vida, la poesía del amor, del dolor. Y entendí que significaba todo eso y de donde salía cuando me rompieron el corazón por primera vez. Cuando tenía una historia cruda que contar. Y es que, mi amigo Bukowski, me enseñó que un poeta necesita el dolor tanto como a la máquina de escribir o una botella de whisky. Que el poeta necesita estar roto para reconstruir esos pedazos a medida que escribe. Ay, si supieras querido Bukowski, cuantas veces me he roto, me he reconstruido y cuantas veces he bebido whisky. Y es que, la vida es todo lo agradable que se lo permitas ¿verdad, Charles?

Texto de Cat


Espero que que os haya gustado. Ya sabéis donde encontrarme si queréis contarme cosas bonitas: Facebook || Twitter || Instagram y ¡que no se os olvide suscribiros para recibir cosas molonas!

Nos vemos en una semana!
Mil besos!♥